Una idea que brota

 In cosmos, EG

Corría el año quince del siglo que nos ha tocado en suerte y Catarsis acababa de ser presentada. Viajó por España y llegó a las tierras hermanas de América. Todo iba bien, pero yo sentía que me faltaba algo.

Es normal que cuando se entrega una novela sea el vacío quien ocupe su lugar y lo invada todo. Sin embargo, no solo de eso se trataba. Creía que la historia no había sido concluida.

Mi primera novela, Dharma, tiene a la joven María como protagonista y a Enrique como compañero inseparable en el camino. En la segunda, Catarsis, es Alonso el protagonista e Irene su nueva amiga. Me preguntaba qué habría sido de las vidas de éstos seres a priori secundarios.

Me interesé así por el destino de Enrique y por el de Irene. Dos almas bien distintas con caminos sin duda dispares. Intuí que si ambos pasaban a primera linea y nos contaban sus quehaceres, y su pasado, y sus anhelos… entonces yo alcanzaría el Cosmos, el equilibrio en una historia en tres partes que consideraba inacabada por entonces.

Recent Posts

Leave a Comment

un dia